Wagyu Ibérico es una empresa familiar de tradición ganadera situada en el norte de Cáceres, en las faldas de Santibáñez el Alto, a orillas del embalse del Borbollón.

En nuestras dehesas nos dedicamos a la cría y cebada de los animales, intentando interferir lo menos posible en su día a día. Solo son molestadas para realizar los saneamientos oficiales, el destete de los terneros, la crotalización de las crías en el momento del nacimiento y los tratamientos sanitarios.

Wagyu en Dehesa

Con el afán de mejorar, hemos perfeccionado la calidad de la carne de nuestros animales, embarcándonos en distintos proyectos con gran ilusión. Esto llevó a ser en 2006 la primera ganadería de España en tener nuestro propio pliego de etiquetado facultativo de carne de vacuno y el único que certificaba el 100% de los animales de la explotación, aprobado por la Junta de Extremadura y auditado por CERTICAR según la normativa de la Unión Europea.

En 2013 se amplió el pliego y se incorporó la denominación Wagyu Ibérico, haciendo referencia a animales con un mínimo del 50% de genética wagyu. En ese momento fuimos el único pliego en España y posiblemente en toda Europa que certificaba que tenía una genética wagyu, siendo auditada de nuevo por CERTICAR.

También obtuvimos el título Flashingfarm Europa de McDonald´s, siendo la única explotación española con esta mención y una de las 5 de toda Europa. Aquí se puede observar tanto la calidad de vida de los animales como la forma de trabajo e integración con la sociedad rural donde estamos implantados y su economía.

Tomahawk de Wagyu

En 2015, ampliamos nuestros pliegos de etiquetado facultativo a la elaboración cárnica (embutidos, salchichas o hamburguesas) y, en 2016, obtuvimos la certificación DEHESA BY PEFC.

NUESTRO PROYECTO

Wagyu Ibérico

Nuestro proyecto estrella es el de Wagyu Ibérico, el cual se inició en 2011, cuando notamos la perdida de rusticidad en nuestra ganadería, queriendo volver al cruce de nuestros orígenes, la raza morucha. Como respuesta se sugirió la posibilidad de la introducción de una raza de origen japonés, de gran infiltración intramuscular. Tras su estudio para comprobar su viabilidad, comenzamos a introducirla en nuestra ganadería a principios del 2012.

Encontramos que era una raza con una buena capacidad de adaptarse a nuestra dehesa y decidimos cruzar el semental wagyu con cruces de morucha con limusin y charoles, en grados f1, f2 y f3. Viendo el gran aumento de calidad, decidimos hacer una línea exclusiva para wagyu ibérico y no utilizarla solo como mejorante de calidad o rusticidad de nuestra ganadería, ampliando así el proyecto a la producción de carne de gran calidad.

Posteriormente introducimos más razas de vacas en el proyecto: f1 de Wagyu nacidas y criadas en la casa; Morucha en cárdeno; Cachena proveniente de Galicia, la cual está en peligro de extinción; Limusín; Charolés; Casinas provenientes de Asturias; Berrenda en colorado; Blanca cacereña; Angus; Galloway y Highland.

Aún seguimos viendo cómo actúa la genética wagyu en las distintas razas, ya que cada una de estas pruebas, desde el momento del preñe de la madre, supone un mínimo de 30 meses para comprobar sus resultados finales.

Hemos conseguido que la carne producida sea de una altísima calidad, debido a su carne con alto nivel de infiltración intramuscular, terneza, profundidad de sabor y color de la carne y de la grasa. Toda ella está certificada con nuestra marca de calidad Wagyu Ibérico, con cruces de la raza Wagyu, la Morucha y razas de aptitud cárnica (Limusín o Charolés).

Además de nuestro proyecto de Wagyu Ibérico, tenemos otros dos: Angus Ibérico y Buey Ibérico. Comenzamos con el proyecto de Buey Ibérico en 2015, comercializando los productos bajo esta marca en 2021.

En cuanto al Angus, iniciamos su crianza en 2017 y también comenzamos su comercialización bajo la marca de Angus Ibérico en 2021. Nuestros animales tienen diferentes genéticas, como la escocesa, la portuguesa o la argentina.

Buey Ibérico
Angus Ibérico

Este es un proyecto conjunto donde hemos cambiado una serie de premisas de gestión de la explotación:

  • La profesionalización de los medios de producción del sector.
  • El aprovechamiento de los terrenos de la Dehesa, sin sobreexplotación, junto con su reinversión.
  • Creación de productos diferenciados y diferenciadores.
  • Búsqueda del reconocimiento de la calidad de los productos de la Dehesa.

Para la profesionalización de los medios de producción buscamos que nuestros empleados estén capacitados para los nuevos avances, aprovechando además sus conocimientos sobre la gestión tradicional de la Dehesa. También hemos adaptado la maquinaria que se estaba utilizando en otros sectores de la agricultura y ganadería para la mejora de nuestro trabajo. Un ejemplo lo encontramos en la recogida y reparto del alimento.

No solo buscamos nuestro propio beneficio, sino que ayudamos a través de las asociaciones a las que pertenecemos para contribuir a la evolución de nuestro entorno. Algunas de estas asociaciones son:

  • Asociación de Ganaderos 2008, con sede en Malpartida de Plasencia. Tiene representación en FEDEHESA, la Federación Nacional de la Dehesa. Su objetivo es dar a conocer en Europa qué es la Dehesa, su valoración y sus productos.
  • Asociación Wagyu de España (AWE), con sede en Coria. Somos referentes sobre esta raza a nivel nacional y europeo y queremos que los resultados de genética, alimentación y productos finales sean relevantes, posicionando España y Extremadura como un punto importante en la raza Wagyu.
  • Asociación Somos Sierra de Gata. Su fin es incrementar la calidad de vida de sus habitantes y de los visitantes que acuden a la comarca para disfrutar de este entorno tan singular.

En definitiva, lo que queremos conseguir es la gestión de nuestra explotación con una viabilidad económica a corto, medio y largo plazo, además de fusionar la innovación y la tradición en el uso de la dehesa mientras disfrutamos y hacemos disfrutar de este entorno tan espectacular.